¿Eres de los que comienzan a temblar al escuchar la palabra “reformas”? Muchas reformas son caras o se salen del presupuesto porque en el momento en el que estamos realizando cambios decidimos añadir alguno más, los famosos “pues ya que…” que al final disparan nuestro presupuesto original.

A la hora de vender una vivienda, ciertas mejoras ampliarán su precio en el mercado, una apuesta segura son la cocina y los baños pero las ventanas no se quedan atrás. Además, renovando las ventanas la calificación energética será mejor.

Sustituir las ventanas viejas puede tener un gran impacto en nuestra vivienda tanto a nivel estético como de eficiencia energética. Pero ¿cómo hacer que este cambio se apreciado y la inversión se rentabilice en el aumento de precio del inmueble?

La mayoría de las familias sustituyen las ventanas solo cuando hay un problema, así que el primer paso debe ser evaluar si las ventanas (marcos, juntas) pueden ser reparados o si es mejor comprar ventanas nuevas. 

Motivos por los que sustituir las ventanas

  • Conseguir dar un toque moderno a la vivienda
  • Mejorar la eficiencia energética y por tanto reducir la factura del aire acondicionado y de la calefacción.

¿Cuánto cuesta renovar las ventanas?

El catálogo es muy amplio así que puede ser una sustitución muy barata o de precio más elevado dependiendo del número de ventanas, el tamaño de estas, los acabados (madera, PVC, aluminio) y del tipo de cristal elegido.


Si estás pensando en renovar las ventanas para sacar tu vivienda al mercado, los compradores apreciarán si tienen un alto aislamiento tanto térmico como acústico. Dependiendo de la orientación de la vivienda también puede resultar interesante añadir algunos cristales con filtro UV. 

WhatsApp chat