En verano y en plena ola de calor, necesitamos refrescarnos continuamente, tomar duchas para sentirnos limpios y riegos más frecuentes para nuestras plantas. Como el agua que utilizamos en nuestros hogares es agua potable, un bien escaso, debemos no desperdiciarla. A continuación te ofrecemos 5 consejos para ahorrar en tu factura del agua y cuidar el planeta.

No desperdiciar agua

Las lluvias no son muy frecuentes por lo que intentar recoger el agua de alguna tormenta de verano puede ser complicado salvo que estemos en una masía con canalones de agua para recoger el agua. Ese agua la podremos utilizar para regar las plantas o refrescar el patio.

Cierra el grifo

Suena muy obvio pero algunas personas aún no cierran el grifo del agua mientras se cepillan los dientes o enjabonan su cuerpo. Un grifo abierto durante un minuto expulsa, de media, un litro y medio. Se puede incorporar un economizador a los grifos, con este dispositivo, se inserta agua en la salida del agua por lo que se reduce el consumo de agua. Por supuesto, debemos optar por las duchas en vez de por tomar un baño.

Arregla los grifos que goteen

El goteo continuo de un grifo gasta 24 litros diarios. Si escuchas el sonido de las gotas caer, busca las fugas. La mayoría de las veces será un grifo pero puede que haya una pequeña filtración en la tubería y cuanto antes lo detectes menor será el daño y el despilfarro.

Electrodomésticos respetuosos con el medio ambiente

Aún hay gente que lo duda pero el consumo de agua que hace un lavavajillas para limpiar los platos es menor que el utilizado para lavar los platos a mano. Pero para que la eficiencia de nuestra lavadora y lavavajillas sea óptima debemos elegir los de mejor calificación energética (A+++)

 

Con pequeños cambios en nuestro día a día ahorraremos en nuestras facturas y construiremos un mundo mejor para el futuro.

WhatsApp chat